6 feb. 2017

La chica del tren

DATOS DEL LIBRO
Título: La chica del tren
Título original: The girl on the train
Autor: Paula Hawkins
Editorial: Planeta
ISBN: 8408141473
Año de publicación: 2015
Género: Grip Lit – Thriller – Novela negra
Número de páginas: 496
Sinopsis: 
¿Estabas en el tren de las 8.04? ¿Viste algo sospechoso?
Rachel, sí
Rachel toma siempre el tren de las 8.04 h. Cada mañana lo mismo: el mismo paisaje, las mismas casas… y la misma parada en la señal roja. Son solo unos segundos, pero le permiten observar a una pareja desayunando tranquilamente en su terraza. Siente que los conoce y se inventa unos nombres para ellos: Jess y Jason. Su vida es perfecta, no como la suya. Pero un día ve algo. Sucede muy deprisa, pero es suficiente. ¿Y si Jess y Jason no son tan felices como ella cree? ¿Y si nada es lo que parece?
Tú no la conoces. Ella a ti, sí.

Imagen de la portada:





PUNTUACIÓN:
puntos  puntos  puntos  puntos  puntos

RESEÑA
Para poder hacer una buena crítica de esta novela he de advertir a todos los que me estáis leyendo de algo: las opiniones no son dogmas. ¿Por qué digo esto? Simple: con este tipo de novelas bestseller (como ya ocurrió con La reina roja) la gente tiende a generalizar demasiado las reseñas que hacen otras personas. Puede que el libro tenga muy buena crítica y, sin embargo, a ti no gustarte nada o precisamente todo lo contrario. Hay más opiniones que longanizas, como se dice en mi pueblo.
Dicho esto, he de decir que La chica del tren me ha parecido uno de los mejores libros que he leído hasta ahora dentro del grip lit o domestic noir. Este tipo de géneros son muy novedosos en España, a pesar de la gran cantidad de novelas que existen con los patrones que dan nombre al género (protagonistas reales sin implicación con la justicia o la ilegalidad que se ven envueltos en una situación límite dentro de alguno de esos dos ámbitos). La gente lo está viendo como algo refrescante, un subgénero de la novela negra que no está dejando a nadie indiferente. A mí, al menos, no lo ha hecho.
La trama que se nos presenta está llena de intrigas y misterios que se van resolviendo poco a poco desde dos puntos de vista: el de Rachel, una mujer alcohólica que no supera su divorcio y acosa a su marido, y Megan, una chica sin rumbo por la vida que parece insatisfecha dentro de su vida conyugal. Gracias a tener que ir a caballo entre ambos personajes se puede identificar mejor por qué actúan como lo hacen y el gran fondo de cada una de ellas, así como de los secundarios.
En esto las críticas han sido tajantes: o les parecían planos o extraordinarios. Yo me inclino más por la segunda acción dado que te muestran los problemas de alguien con problemas con la bebida, realidades que sufren miles de personas a diario. No es simplemente una novela de misterio, sino una reflexión hacia este tipo de problemas y cómo pueden afectar a la vida tanto de uno mismo como de los que lo rodean.
Otro punto muy destacable es la importancia que se le da a la figura de los trenes. Vehículos que se encargan de transportar a las personas a muchos caminos, no solo físicos, sino sentimentales. Estoy segura de que Rachel no es la única persona que va imaginando la vida de los demás pasajeros o de la gente que se cruza en su mirada mientras recorre los kilómetros que la separan de Londres. La fugacidad de la vida es un punto que se puede ver destacado en varios pasajes, en boca de las propias protagonistas de este thriller.
Yo considero que una historia es buena cuando no puedo parar de leerla, sea por el factor que sea. Con esta apenas tuve el libro en mis manos más de 12 horas, y ni siquiera creo que llegasen a ser tantas. Es fácil y rápida de leer, con lenguaje sencillo, pero sin caer en lo vulgar. Las páginas se dejan acariciar solas sin problemas y, si tienes un poco de empatía, podrás disfrutar de ella con cada una de las palabras. Hace reflexiones muy interesantes, además de la alusión al Carpe Diem horaciano como ya mencioné antes, sobre las relaciones tóxicas que puedes tener en tu vida, las malas decisiones y hasta la forma en la que vemos a las personas desde fuera. Igual que se dice que no puedes juzgar un libro por su portada, tampoco debes hacerlo con las personas que encuentres a lo largo de tu vida. Rachel lo sabe muy bien.
Me he topado también con blogueros y booktubers que alegan de este libro la facilidad con la que se sabe quién es el asesino. Mi pregunta es: ¿realmente importa que lo veas antes de tiempo? Quiero decir… el libro es muy bueno, la trama está genial, los personajes tienen un trasfondo que, si sabes apreciarlo, verás que supera con creces a la mayoría de personajes que se leen hoy en día en las novelas que llegan a ser superventas (las comparaciones son odiosas, sobre todo si no es del mismo género, pero Mare es un ejemplo de ello). ¿De verdad importa más que la novela se convierta en un Cluedo constante a su escritura, su trama y sus personajes? ¿A lo que realmente vale la pena en un libro?
En conclusión, si te gustan las historias intrigantes que te dejan en vilo desde la primera página, así como los protagonistas con problemas claros y que no encajan en la sociedad, esta es tu novela.

Lo mejor de la novela: El enorme trasfondo de los personajes y la profundidad de sus psicologías.
Lo peor de la novela: Lo cierto es que ahora mismo no se me ocurre nada malo que decir de ella, a pesar de que comenten que se hace pesado a partir de la mitad y ese tipo de cosas. No ha sido mi caso: me enganchó todo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Sé libre de comentar lo que te apetezca. Solo hay una regla: respeto mutuo ;)