6 feb. 2017

La reina roja

DATOS DEL LIBRO
Título: La reina roja
Título original: Red Queen
Autor: Victoria Aveyard
Editorial: Gran Travesía
ISBN: 9788494411021
Año de publicación: 2015
Género: Fantasía y ciencia ficción
Número de páginas: 474
Sinopsis:
Ambientada en un reino imaginario, esta novela nos muestra a una sociedad dividida por el color de la sangre. Por un lado está la gente común que tiene sangre roja; por el otro tenemos a aquellos que poseen sangre plateada y que tienen habilidades sobrenaturales. Estos últimos forman una élite cerrada y llena de privilegios. La protagonista es Mare, una chica de sangre roja que sobrevive en medio de la pobreza realizando pequeños robos. Cierto día, el azar la lleva a la corte. Allí demuestra tener poderes especiales, los cuales resultan insólitos para alguien del pueblo. Ello la convierte en una anomalía que llama la atención del mismísimo rey. Éste desea aprovechar en su beneficio los poderes de la joven y la hace pasar por una princesa, quien supuestamente se casará con uno de sus hijos. Una vez en la corte, Mare se convierte en parte del mundo de plata y, de manera secreta, ayuda a la Guardia Escarlata, un grupo que prepara una rebelión.
Imagen de la portada: 



PUNTUACIÓN:
puntos  puntos

RESEÑA
Llevaba meses viendo este libro en todas partes: librerías, Facebook, Instagram, Goodreads e, incluso, Twitter, cuando es la red social que menos utilizo. No es de extrañar, pues, que me decidiese a ponerlo como título en mi carta a los Reyes Magos de Oriente. Como este año me he portado bastante bien —al menos casi todo el tiempo— ellos, muy fieles a la tradición, me concedieron el honor de entregarme tan preciada y ansiada historia. Cuál fue mi decepción cuando el punto y final dejó al descubierto una serie de irregularidades que, a mi parecer, no merecen más de la nota que le he puesto al final de esta reseña.
En La reina roja se nos muestra un mundo aparentemente post-apocalíptico en el que la sociedad se ha visto dividida por el color de su sangre en dos vertientes: rojos y plateados. Los primeros, personas normales y corrientes, son considerados la plebe de la monarquía impuesta por los plateados, seres con poderes superiores a los ya mencionados. Mare, la protagonista, nos cuenta su punto de vista sobre esta situación como ciudadana roja y carterista.
Victoria Aveyard nos enseña a una protagonista de los barrios bajos, poco afinada en los estudios, ladrona y recelosa con ciertos miembros de su familia que tiene un miedo espantoso a ir a la guerra (y quién no). Su personalidad deja claro que se trata de una persona bastante egoísta que no ve más allá de sus narices, influenciable y bastante poco espabilada para haber dedicado casi toda su vida a robarles a los demás por las calles.
Para mi, este ha sido el error más grande cometido, ya que la chica es tan bipolar que ni siquiera es capaz de aclararse. En una página tiene una opinión sobre una persona y, nada más darle la vuelta a la misma, la opinión cambia en apenas unos minutos en los que no ha transcurrido ninguna acción.
Otro punto flojo ha sido la poca descripción de este mundo en cuanto al tiempo. Yo he ido imaginando cómo iban vestidos como bien he podido, ya que no se aclara en ninguna parte si se trata de este mundo o de otro distinto, aunque parece ser el nuestro dado que las pocas descripciones de ropa que se hacen son parecidas (además de que creo recordar por ahí un trescientos y pico después del acontecimiento que lo desató todo). Lo mismo ocurre con las estructuras de las casas rojas, por ejemplo: poca descripción.
Además, la chica sabe, por ejemplo, qué son los vehículos, barcos o distintos utensilios, pero no lo que es un teatro o actores. Igual vosotros lo veis algo tonto, pero yo aún no tengo claro hasta dónde los rojos podían tener y saber de ciertas cosas. Me escama que no se den más detalles al respecto cuando, precisamente, se trata de la primera parte de una saga y estas suelen ser introductorias en general.
Por otro lado, las historias de amor que se suceden me parecen tan insulsas como los billetes de chuchería que te venden por ahí. Falta algo que realmente encienda la chispa que todo lector tiene dentro. Personalmente cuando leo cosas del estilo no paro de exclamar cosas como «¡Madre mía! ¡Que se morrean!» o «Ay… qué bonito, leche». En esta novela, nada de nada. Incluso hay un beso en concreto, que no diré cual, pero me resultó innecesario y de más. Fue como un «Em… Vale… Y esto aquí y ahora ¿por qué?».
Lo que me lleva al último punto negativo: la traducción. No sé si será cosa del traductor, si será cosa de la autora, de la editorial o de qué, pero hubo varias veces en las que tuve que releer ciertas frases porque realmente parecían puestas ahí porque sí. Es como si ahora yo cojo y digo, en mitad de la reseña, que me gustan las palomitas. ¿Qué tendrá que ver el tocino a la velocidad? Pues justamente eso. Ha sido muy raro.
El punto positivo que le saco es la trama de fondo que, a pesar de parecerme una copia de Los juegos del hambreDivergente y Juego de tronos, todo junto y en un mix incontrolable, no ha sido mala del todo. Es interesante ver la estructura del reino y cómo va evolucionando todo lo relacionado con los rojos y su posicionamiento social. Además, las características de los plateados tienen su aquel que no deja de ser intrigante.
En conclusión, no me parece una novela digna de recomendar. No entiendo, a estas alturas, por qué ha tenido tan buena crítica. Sé que mi opinión distará mucho de otras personas porque he leído distintas reseñas y es uno de los típicos libros que o amas hasta caer rendido y odias hasta pensar por qué has gastado tu dinero en él. De todas formas, como digo siempre, cada opinión es respetable, por lo que espero que la mía tenga el mismo trato.
Aun así, reitero lo dicho: La reina roja ha sido mi primer libro del año y mi primera gran decepción con una novela que tenía potencial para llegar lejos, pero se ha quedado estancada en un “quiero y no puedo” bastante evidente.

Lo mejor de la novela: El transfondo y el personaje de Cal, con una profundidad mucho mayor al resto.
Lo peor de la novela: Creo que lo dejé bastante claro antes, no me extenderé más en este punto.

2 comentarios:

  1. Es una lástima que no te haya gustado la novela, pero sí, por las reseñas que he leído parece ser de esas que no tienen termino medio: o las amas o las odias.
    Estoy de acuerdo contigo en varios puntos, por ejemplo, en las descripciones. Había muchas cosas a las que le faltaba descripción, de hecho, no entendía muy bien de qué iban las casas de los Rojos hasta que no entré a Google. En cuanto a lo del teatro difiero, los Rojos llevaban una vida bastante controlada y en repetidas ocasiones aclaran que el medio de entretenimiento eran los combates que llevaban a cabo los otros, creo que tiene sentido que no sepan lo que es un teatro, o quizás simplemente la protagonista no lo sabe, hay que tener en cuenta que los distintos pueblos de Rojos se encuentran en distintas situaciones.
    Con respecto al beso, SÍ. Sí, sí y sí. Era totalmente innecesario, cuando lo leí me quedé como "... ok, ¿de dónde salió esto?", pero como no soy muy fan del romance en las distopías, me alivió un poco el que no todo girara en torno al amor.

    ¡Te invito a leer la reseña que hice del libro en mi blog!

    Saludos~

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro que me paso a leerla, tengo mucha curiosidad ahora que me comentas tu opinión.
      Con respecto a lo del teatro sí, tienes razón, no había caído en eso... Aún así se dicen varias cosas (que ahora mismo no recuerdo, pero me impactaron un poco) que no eran del todo congruentes en ese sentido. No se quedaba del todo claro hasta qué punto conocían o no ciertos aspectos que los plateados sí, al menos esa fue mi sensación.
      En cuanto a lo del romance yo confieso que me encantan, pero siempre y cuando tengan sentido y estén en sintonía con la trama. Odio eso de "pues estoy en peligro de muerte, pero me interesa más morrearme contigo porque sí". Se puede tener un equilibrio sin rallar lo empalagoso.

      ¡Muchísimas gracias por comentar! :D

      Eliminar

Sé libre de comentar lo que te apetezca. Solo hay una regla: respeto mutuo ;)