La rueda del Destino

18:27

DATOS DEL LIBRO

Título:
La rueda del Destino. Un paso hacia el amor

Autor: Scarlett van Veen

Editorial: Autopublicado

Año de publicación: 2016

Género: Romántica - Erótica

Número de páginas:
392

Sinopsis: 
¿Y si de la fama y del glamour pasases a quedar postrada en una silla de ruedas y tu existencia se volviese un infierno? ¿Te verías capaz de abrirte de nuevo al amor? ¿Le echarías huevos a la vida o te esconderías entre lamentos?


Tras un grave accidente, la vida de la joven Kyla Dunes da un giro de ciento ochenta grados de la noche a la mañana. A partir del fatídico día, el mundo que conoce y todo aquello por lo que tanto ha luchado se convierten en un mero espejismo, en una terrible pesadilla. Y a cada segundo que pasa en Nueva York, su día a día se torna más abrasador y agobiante.

A punto de explotar y quedarse sin aliento, gira la rueda de su propio destino y, dispuesta a empezar de cero, encuentra refugio en un lugar remoto. Su nuevo hogar resulta un auténtico paraíso, una bocanada de aire fresco. Su nuevo vecino, una peligrosa tentación, que, poco a poco, se irá convirtiendo en una bomba de oxígeno.

Sin embargo, por mucho que la señorita Dunes quiera cambiar su rumbo, pasa por alto un pequeño detalle: la diosa Fortuna es muy caprichosa y voluble y, aunque nuestro futuro ya esté trazado y sea irreversible, a veces, la muy cabrona disfruta dándonos un buen golpe de timón. 
Imagen de la portada:


Imagen de portada:





PUNTUACIÓN








RESEÑA

La romántica, sobre todo últimamente, como ya os comenté en la reseña anterior, la tengo algo atravesada. Llevo tiempo sin encontrar novelas que me mantengan enganchada y cuya historia realmente me merezca la pena leer porque tengo gustos muy específicos. Por eso precisamente ha sido toda una suerte que Scarlett se pusiera en contacto conmigo para ofrecerme una colaboración con cualquiera de sus novelas, siendo esta la que más llamó mi atención.

Como habéis visto en la sinopsis, su historia se centra en una chica exitosa cuyo accidente la postra en una silla de ruedas, truncando su destino y sus esperanzas. Comencé su lectura el sábado alrededor de las doce de la mañana, aprovechando que estaba algo enferma y podía leer tranquila, y la terminé el domingo; fue un visto y no visto. Me tuvo tan enganchada que el sábado no me pude dormir hasta las tres y media de la mañana —y porque no tuve más remedio si no quería pasarme el domingo cual zombi—, así que imaginad.

La historia, en general, me ha gustado muchísimo. Los capítulos son bastante largos, pero no se hacen en absoluto pesados gracias al lenguaje fresco y polivalente de la autora, así como de la cantidad de diálogos. Muchas veces me he encontrado con libros cuyo punto negativo había sido justo este, un exceso de diálogos: no ocurre igual en esta maravilla, más bien todo lo contrario. 

La historia de amor se desarrolla despacio, sin prisas, pero sí con muchas vueltas de página. Justamente, uno de los elementos por los que considero que una novela es para mí es el hecho de que los personajes despierten algún tipo de emoción en mí. En este caso fueron ganas de partirles la cara, así, tal cual y sin filtros. A pesar de que los protagonistas, en muchísimas ocasiones, pareciesen inseguros y tan tontos como para no hablar las cosas, soy consciente de que esa era la intención de la autora, caracterizarlos así, ya que muchos de los secundarios son completamente diferentes y racionales (a mi parecer, como siempre digo, esta es mi humilde opinión).

Es cierto que debo sacar un pequeño punto negativo, a pesar de que me haya gustado bastante: hay escenas de acción y, para mi gusto —que si ya me seguís desde hace un tiempo os hacéis una idea de cuál es, sobre todo si habéis leído mi novela—, son demasiado cortas. Yo habría desarrollado bastante más ese tipo de escenas para poner en tensión al lector, pero no quiere decir que se hagan pesadas o poco realistas (dentro de lo que cabe dada la profesión del protagonista masculino). A su vez, eso mismo, y el empacho de casi cuatrocientas páginas en menos de cuarenta y ocho horas, constituyó el marco perfecto para que me costase un poco más leer el último cuarto de la novela.

Aun así, he de reafirmarme en cuanto a la originalidad que ha tenido la autora de añadir tantos elementos y escenas distintas, dinamizando de alguna manera la lectura y haciéndolo todo muy ameno. 

No sé si habré hablado sobre esto alguna vez, pero espero que no venga nadie diciéndome que la novela no es realista, porque, obviamente, no lo es. Estamos hablando de ficción, romántica, pero ficción. Es cierto que muchas de las escenas pueden ocurrir en la vida de cualquiera, pero otras, como es lógico, no. Que haya sabido enlazar ambas cosas también es de reconocer, así como la gran cantidad de trabajo que Scarlett lleva a cabo al auto publicar, de lo que puedo hablar con conocimiento de causa ya que ambas editamos por nosotras mismas los libros que tenemos publicados y es un trabajo que no termina cuando escribes la historia.

Algo que sí debo decir, porque sabéis que siempre soy sincera con vosotros, es que el momento en que transcurre la historia de amor en todo su esplendor me ha parecido demasiado… cómo lo puedo definir… ¡Sí!: Azucarada. Este término me ha gustado mucho por lo que significa dentro de la historia en sí, pero es cierto que todo era tan perfecto en muchas ocasiones que era raro. Sí, llamadme pesimista, pero en estos momentos no soy de las personas que lo ve todo tan bonito, soy más tirando a lo realista. De todas formas esto no le quita peso a la historia, pero sí es cierto que puede que fuese una de las razones por las que se me hiciera más pesada la parte de mitad hacia delante. 

Todo lo relacionado con la discapacidad que presenta la protagonista está tratado desde el corazón, sabiendo en todo momento cómo reaccionar ante ciertos escenarios. Se nota que la historia de Kyla ha salido desde lo más profundo del alma de su escritora y eso los lectores sabemos apreciarlo. Por otro lado, he encontrado muy pocas erratas, siendo solo eso, simples erratas típicas de Word más que otra cosa. El estilo es impecable, te cautiva con cada palabra y la variedad de vocabulario que tiene esta mujer es impresionante: prácticamente no he visto palabras repetidas dentro de un mismo capítulo, algo complicado como poco a la hora de escribir.

Esta novela se ha creado un hueco especial en mi memoria lectora, no solo por ser una buena novela romántica, sino por frases como las que os voy a poner ahora, que te enseñan sobre la vida, el optimismo, el amor, la amistad y el afán de superación:

«—Te voy a decir una cosa, Kyla: pisar una mierda no significa que todo el suelo esté lleno de porquería. Lo pasaste muy mal en Nueva York, sí, pero tienes que aprender a olvidar y a mirar hacia delante. Quiérete a ti misma y demuestra a ese hombre todo lo que vales, que es mucho. Y si ese tipo es incapaz de ver lo maravillosa que eres, es que no es tan perfecto como tú te piensas.»

Y, como siempre os digo, lechucillas lectoras, debéis leerlo vosotros mismos para poder juzgarlo. Así que aquí os espero si os decidís a echarle un vistazo con las alas bien abiertas.



Lo mejor de la novela: La rapidez y la trama en sí, bastante interesante.

Lo peor de la novela: Lo cortas que me resultaron las partes de acción.


ENLACES DE LA AUTORA:
Web: http://scarlettvanveen.com
Facebook: https://www.facebook.com/ScarlettvanVeen/
Instagram: https://www.instagram.com/scarlettvanveen/?hl=es


Puede que también te interese

4 comentarios

  1. ¡Hola!
    No conozco a la autora ni ninguna de sus historias pero su trama me llama muchísimo la atención. Me encantaría leerlo alguna vez.
    Gracias por darlo a conocer y por tu reseña.

    ¡Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te puedo asegurar que, en mi opinión, es una historia genial que engancha bastante, sobre todo porque es muy rápida de leer a pesar de sus casi cuatrocientas páginas.
      Espero verte por aquí si al final lo lees para que me digas qué tal :D
      ¡Un saludo!

      Eliminar
  2. Holaaa
    No conocía ni la autora ni el libro en si, pero creo que no es mi estilo así que lo dejo pasar
    Un abrazo grande!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una pena, pero si no es tu estilo es lo mejor, desde luego :)
      ¡Gracias por comentar!

      Eliminar

Sé libre de comentar lo que te apetezca. Solo hay una regla: respeto mutuo ;)