Dioses y Libros: Hermes/Mercurio

10:00

Vamos subiendo de nivel en la escala de los doce dioses olímpicos. ¿Conoces al mensajero?




Hermes y su historia [Fuente: Guía de Grecia]: Es el mensajero de los dioses. Dios del comercio y las comunicaciones. Es hijo de Zeus y la ninfa Maia. Lleva alas como atributos para simbolizar la rapidez con que cumple el encargo de los dioses, un sombrero de caminante, una manta de viaje y el «caduceo» que representa al heraldo o embajador.
La palabra caduceo deriva del griego «κηρύκειον /kērýkeion/» que significa, literalmente, del heraldo o mensajero. Originalmente, el caduceo consistía en una rama de olivo con dos hebras de lana, que se han ido sustituyendo primero por dos cintas blancas y después por dos serpientes entrelazadas que se miran cara a cara. La rama de olivo se convirtió finalmente en una vara delgada, lisa y cilíndrica con puño y dos alas extendidas.

Dato curioso: se suele confundir el caduceo, símbolo actual del comercio, con la vara de Asclepio, símbolo de la medicina. Las diferencias podéis verlas de forma clara en la imagen de abajo. 
La vara de Asclepio (nombre griego del dios) o Esculapio (nombre latino del mismo dios), hijo de Apolo, quien era un practicante de la medicina tras haber sido enseñado por el centauro Quirón, tiene dos atributos: la serpiente y la vara. La vara es el símbolo de la profesión médica y la serpiente, que muda periódicamente de piel, simboliza el rejuvenecimiento.
La serpiente se consideraba, en muchas culturas, capaz de resucitar a los muertos y Esculapio, en su afán de sanación, iba resucitando a la gente difunta que veía (por ejemplo a Hipólito, hijo de Teseo, le revivió con una hierba milagrosa que le llevó la serpiente). Hades, Rey de los Infiernos, molesto por la reducción de los enviados a su reino, fue a quejarse del uso que Esculapio hacía de la serpiente. Como medida, Zeus optó por anular la capacidad de la resurrección y dotarla solamente con la sanación. De ahí su estrecha relación con el mundo médico.



Libro elegido: Romeo y Julieta, de William Shakespeare.

He escogido esta obra porque el trabajo de Hermes me ha hecho reflexionar sobre ella. ¿Imagináis lo diferente que habría sido esa historia si Julieta hubiese sido capaz de comunicarse con sus padres de forma más precisa, lo suficiente como para hacerles entender que no hacían nada malo? ¿Y si a Romeo le hubiesen comunicado que su mujer se encontraba en realidad sumida en las tinieblas de Morfeo y no en las manos de Hades, tal y como pensó él? Creo que no sería la misma representación la que veríamos en ese caso. Si Hermes hubiese tomado parte en esa tragedia, podría haberse convertido en una comedia o en una obra de avance contemporáneo. 

¿Qué creéis vosotros?


Puede que también te interese

4 comentarios

  1. Ya te dije en la anterior entrada que me encanta este tipo de entradas, y Hermes me gusta mucho como dios jajaja
    Y me parece genial la forma que has tenido de unirlo a Romeo y Julieta
    Un besazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro mucho de que te estén gustando, más aún cuando acierto con el dios en cuestión jajaja
      Muchas gracias por tu comentario, guapísima <3

      Eliminar
  2. ¡Hola Paquibell!

    Me gusta mucho esta sección de los dioses!
    Hermes es uno de mis preferidos y creo que Romeo y Julieta ha sido una perfecta elección que da para pensar.
    ¡Gracias por traernos esta entrada! ¡Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola!
      Me alegro mucho de que os esté gustando tanto.
      Lo cierto es que Hermes es un dios muy versátil y muy poco valorado. Gracias a (y por culpa de) él, se han producido muchos hechos importantes en la antigüedad. Es estupendo.
      ¡Gracias a ti por comentar! :D

      Eliminar

Sé libre de comentar lo que te apetezca. Solo hay una regla: respeto mutuo ;)