Dioses y Libros: Ares/Marte

El dios de la guerra, confundido en innumerables ocasiones con su tíos, Hades, dios de los infiernos. ¿Eres capaz de reconocerlo?

Estatua de Ares en la Villa Adriana (Tivoli)



Ares y su historia [Fuente: Guía de Grecia]: Dios de la guerra de carácter salvaje y sanguinario que personifica la fuerza bruta, la violencia y los horrores de las batallas. Atenea, por el contrario, representa la mediación y sabiduría en los asuntos de la guerra y protege a los hombres de sus estragos. Hijo de Zeus y Hera. Sus atributos son los artilugios de guerra: casco crestado, coraza, lanza y escudo.

Afrodita y Ares: Apolo, el dios sol, descubrió a Ares y Afrodita haciendo el amor y se lo dijo a Hefesto, esposo de Afrodita, que atrapó a los amantes con una red metálica invisible que colocó sobre la cama. Hefesto llamó a todos los dioses olímpicos para que fuesen testigos del adulterio y humillar a los amantes. Hefesto y Afrodita se separaron. Ares tuvo cinco hijos con Afrodita: Anteros, Deimos, Eros (al que vosotros conoceréis más con el nombre de Cupido), Fobos y Harmonía.

Fresco titulado 'El triunfo de Aquiles' o 'Aquiles triunfante' de Franz von Matsch

La Guerra de Troya: Durante la guerra de Troya, el dios Ares luchó con los dos bandos: aqueos (griegos) y troyanos. Aunque había prometido a Atenea y Hera que lucharía del lado de los aqueos, Afrodita lo convenció para que luchase junto a los troyanos.
Ares atacó al aqueo Diomedes con su lanza, pero Atenea paró el golpe. Cuando Diomedes respondió con la pica, Atenea guió el golpe para herir a Ares, quien, en su caída, bramó como nueve o diez mil hombres y huyó al monte Olimpo, obligando a los troyanos a retirarse.
Cuando Ares supo que su hijo, Ascálafo, había muerto en la guerra, quiso unirse a los aqueos incumpliendo la orden de Zeus de que ningún dios olímpico debía participar en la guerra, pero Atenea lo detuvo. Más tarde, cuando Zeus permitió a los dioses tomar parte activa en la guerra, Ares intentó vengarse de Atenea, pero resultó herido de nuevo cuando ésta lo golpeó con una piedra.

Esparta y Tebas: Ares era el padre de un dragón acuático que fue asesinado por Cadmo, rey de una tribu de Canaán. De los dientes del dragón nacieron los espartanos, una raza de guerreros descendientes de Ares. Para congraciarse con Ares, Cadmo se casó con Harmonía, hija de Ares y Afrodita, y fundó la ciudad de Tebas. A Cadmo se le atribuye la introducción del alfabeto en Grecia, el arado, la fundición de metales y la agricultura.


Libro elegido: Ilíada, de "Homero".



Aquí tengo dos cosas que explicar: Homero se encuentra entrecomillado porque no es del todo seguro que este aedo fuese el que escribió la obra, y no quería elegir un libro de esta época porque el dios en cuestión sale en ella, pero creo que es la que mejor se le adapta. He tenido algunos problemas para encontrar un libro así precisamente porque la mayoría de los que conozco tratan la guerra desde el punto de vista humanitario, más ligados a Atenea que a Ares, por lo que me he liado la manta a la cabeza y he decidido presentaros el canto predilecto sobre la guerra.

La Ilíada trata la enorme Guerra de Troya en todo su esplendor, mostrándonos los puntos de vista de ambos bandos y enseñándonos cómo los dioses fueron los artífices de todos los acontecimientos importantes dentro de la misma. A diferencia de lo que la gente cree saber sobre ella, la Ilíada empieza justo cuando Apolo envía a los griegos una plaga, la peste, como castigo al impío Agamenón, que pensó que sería buena idea quedarse con la hija de uno de los sumos sacerdotes del dios. 
¿Nunca os habéis preguntado por qué la llaman La cólera de Aquiles? Pues bien, el resultado de la peste es que todos los caudillos aqueos se reúnan para determinar qué hacer ante la enfermedad. Se llega a la conclusión, gracias a Aquiles y su implacable palabra, de que Agamenón debe devolver a la hija de Creso, Criseida, a su padre. Con ello, el dios se sentirá redimido y les devolverá la salud a los soldados. Agamenón, bastante mosqueado, sentencia que si él debe dejar a Criseida, Aquiles le tendrá que ceder a Briseida, esclava que el héroe consiguió en el asedio de otra ciudad y por la que siente predilección. Obviamente, ahora es Aquiles el que se cabrea y decide que no participará en la Guerra con ellos: se quedará rezagado sin hacer nada, ni él ni sus guerreros, los mirmidones.
Todo ello no habría sido problema de no ser porque un oráculo vaticinó que solo con la ayuda de Aquiles podrían ganar la batalla que duró más de diez años.
Entretanto, los dioses disputan entre ellos y ayudan a uno u otro bando según les convenga: Atenea, Hera y Poseidón (este último no estoy muy segura, pero creo recordar que sí) por parte de los aqueos; Afrodita, Ares y Apolo por parte de los troyanos. Debéis leerlo para saber la enorme trifulca que se forma y la que lían, porque la lían mucho.

Es una lectura muy recomendable, a pesar de su extensión.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Sé libre de comentar lo que te apetezca. Solo hay una regla: respeto mutuo ;)

Adbox