Stranger Things y cómo enganchar a miles de personas

¡Buenas tardes, lechucillas!
Habéis leído bien: hoy vengo a hablaros de Stranger Things.


Antes de comenzar de lleno con mi opinión al respecto, me gustaría explicaros la información básica de la serie y poneros el trailer de la primera temporada para que los que no la hayáis visto, podáis decidir si queréis o no hacerlo. Por mi parte, lo recomiendo encarecidamente.


Stranger Things es una serie original de Netflix, plataforma utilizada desde hace ya un tiempo para poder ver series y películas de forma totalmente legal a cambio de un aporte mensual. ¿Qué quiere decir esto? Pagas todos los meses (o años) una cuota y tienes acceso a todo su catálogo, que es bastante amplio. Gracias a su popularidad, Netflix ha comenzado a emitir series que solo puedes ver en sus plataformas gracias a la financiación que aportan para su producción. Y todos debemos agradecer enormemente esto porque han dado la oportunidad a los hermanos Duffer de enseñarnos tan maravillosa serie.
A raíz de la desaparición de un niño, Will Byers (Noah Schnapp), el pueblo tranquilo de Hawkins comienza una búsqueda desesperada por encontrarlo. Que vosotros diréis cómo puede ser que les importe tanto un crío desaparecido. Bien, ahí es donde entra la padre de Will y la que, para mí, es el mejor personaje de toda la serie: Joyce (Winona Ryder). Joyce se pone en contacto con el jefe de policía del pueblo, Hopper (David Harbour), ya que tiene malos presentimientos y necesita encontrar a su hijo, como buena madre que es. A su vez, el grupo de amigos de Will, unos pequeños frikis incomprendidos a los que les he cogido muchísimo cariño, intentarán descubrir por su cuenta qué le ha ocurrido a su compañero, ya que ven algunas pistas que la policía parece pasar por alto.
En un hilo paralelo, una niña vaga por el pueblo, perdida y asustada, sin saber hablar una palabra, rapada casi al cero y con una bata de hospital. Al principio parece estar claro que ha salido de algún tipo de institución quirúrgica, pero poco a poco vemos que las cosas no van por ahí... 
Ambas historias se conectan a través de secretos y fuerzas naturales aterradoras que pondrán a prueba a todos y cada uno de ellos.

Nota: os pongo el trailer en inglés porque es en el idioma en que yo he visto la serie (odio los doblajes que han hecho), pero en YouTube podéis encontrarlo en español sin problemas.

Esta serie está ambientada en los ochenta y, en consecuencia, posee innumerables guiños a películas, series y tópicos (reales y no tan reales) de la misma en el continente estadounidense. Para los que amamos el cine, sea actual o no, este tipo de cosas no hacen más que enriquecer la visualización de una pequeña producción cuyo contenido no deja nada que desear a grandes producciones.
He de decir que no estaba demasiado segura de verla en un principio, ya que no suelo regirme por las modas precisamente porque casi nunca encajo en ellas, pero esta vez ha sido todo lo contrario: me ha enamorado por completo. Una serie que consiga hacerme reír, asustarme, llorar y pasar angustia tiene todas las papeletas para convertirse en una de mis favoritas; esta, sin ningún lugar a duda, lo consigue.
La trama es muy ingeniosa. No diré original porque es posible que en algún rincón del planeta haya algo parecido en formato libro, película o cualquier otro tipo de arte, pero sí es cierto que tiene los tres factores más importantes para enganchar a la audiencia: misterio, amor y una pizca de mal rollismo. Además de unos personajes que consiguen hacerte creer que eso podría pasar y que debes tener cuidado con las cosas con las que juegas (científicos, va por vosotros).
En el caso de los personajes, cada uno de ellos tiene una personalidad tan definida que solo es necesario saber una frase suya para identificarlo. Teniendo en cuenta los tiempos que corren, creo que es algo digno de destacar, pero no voy a quedarme ahí; quiero hablaros de cada uno de ellos un poco más detenidamente.
En primer lugar, tenemos a Joyce, una madre desesperada que haría cualquier cosa por su pequeño. Y cuando digo cualquier cosa, es cualquier cosa. No quiero hacer spoilers, así que no diré mucho más al respecto, pero Winona me ha hecho estremecer en muchas escenas, sobre todo en la que sigue siendo mi favorita aún habiendo visto ya la segunda temporada: las luces de navidad. Ya sabéis los que la habéis visto por dónde van los tiros.


Hopper, el jefe de policía, tiene mucho fondo detrás. Su historia es inquietante y la pasión de la que parece carecer ante su trabajo diario va evolucionando a la perfección conforme pasan los capítulos. Además de que él mismo comienza a pasar por diferentes etapas hasta llegar a lo que es ahora. Me encanta que haya tenido un poco más de protagonismo en la segunda temporada con ese detalle que, estoy segura de ello, nos ha enamorado a muchos. Además ALERTA SPOILER yo necesito que esté con Joyce. Bob era dorable, luego hablaré de él, pero necesito esa pareja urgentemente FIN SPOILER.
No voy a describir a los demás padres porque... me parece una pérdida de tiempo, pero sí quiero dar un toque general al detalles de que cada uno sea diferente, tanto como para poder ver los estatus sociales, las costumbres de la época y la cantidad de problemas en el ámbito familiar que existían (y existen). Así que, bajemos la escala de edad a los adolescentes.


Nancy (Natalia Dyer) es la hermana mayor de Mike, amigo de Will. Como buena adolescente, comienza siendo una estudiante modelo que quiere vivir experiencias nuevas. En este descubrimiento de su yo salvaje es donde entra en escena Steve (Joe Keery), el malote y tío bueno del instituto. No diré más, pero es evidente hacia donde tirará la cosa. ¡Pero no tan deprisa, lechucilla inquieta! Porque en medio de todo esto se encuentran dos personajes esenciales en la trama: Bárbara o Barb (Shannon Purser) y Jonathan (Charlie Heaton). La primera, mejor amiga de Nancy y su Pepito Grillo, intenta que no se descarríe la vida de su compañera mientras que la suya anda en una constante cuerda floja. El segundo, hermano mayor de Will, tomará mucho más protagonismo, y no solo por ser el hermano del chico desaparecido, sino por tratarse del típico adolescente "raro" que no habla con nadie y que va a todos lados con su cámara. La personalidad de estos cuatro personajes me ha resultado muy acertada, ya que toca varios palos de la adolescencia que siguen presentes y que tuvieron mucha importancia en la década de los ochenta.


Y ya, sí que sí, pasemos a los importantes: los chicos. Voy a ir comentando del que más me gusta al que menos, así también os dejo mi opinión general al respecto.
Mike (Finn Wolfhard), en la primera temporada al menos, es el que parece el líder del grupo. Todos lo tienen como el mediador y el que da las "órdenes" dentro del grupo de cuatro chicos que forma junto a sus compañeros. No es justo decir que es el más listo, el más carismático o el más en general, ya que creo que cada uno aporta muchísimo, pero sí es cierto que es el que más me ha gustado por el apego que tiene con Eleven, el querer ayudarla y su sensibilidad. Sin lugar a dudas, es mi pequeño favorito.
Eleven (Millie Bobby Brown), u Once en la traducción española (¿entendéis ahora por qué prefiero verla en inglés? El diminutivo El, que se parece al nombre inglés Elle al pronunciarse igual, tiene sentido; pero Ce... Ce... vamos a dejarlo), es una chica que aparece vagando por el bosque del pueblo justo después de que Will desaparezca. No voy a hacer spoiler porque sale en el primer o segundo capítulo, pero esta chica tiene unos done psíquicos muy interesantes y característicos. No sabe casi hablar, no tiene nombre (lo de Eleven es por un tatuaje con ese número en su muñeca) y huye. De qué es un misterio que tendréis que ir descubriendo. Es un personaje tan perfecto y Bobby lo hace tan rematadamente bien que es imposible que no te guste. Mucho más después de esta segunda temporada y su final... Por favor... ¡Qué final!


Will, el chico que se pierde, se pasa prácticamente la primera temporada así... perdido. ¿Por qué digo esto? Porque por culpa de ello no logramos ver demasiado de su persona ni del personaje en sí, algo que se soluciona en esta segunda temporada. Me ha gustado muchísimo la forma que han tenido de darle el protagonismo a Will y me ha terminado de encantar, tanto el personaje como el pedazo de actor que lo recrea. Es un chico tímido, pero leal y terriblemente cariñoso. El conjunto familiar que crea con Jonathan y Joyce es uno de los más bonitos que he visto en ficción.


Dustin es otro de los que lo ves y no puedes evitar pensar "¿cómo eres tan bonico y tan entrañable?". Un chico incomprendido, tanto por su aspecto físico como por sus gustos, ya que he olvidado mencionar que todo el grupo está formado por cerebritos a los que les encantan la ciencia, dragones y mazmorras y cosas como los animales exóticos. Dustin es el típico niño marginado al que no suele afectarle, ya que es consciente de su capacidad e intelecto, además de un carisma que consigue hacerte reír y querer ser su amigo. ALERTA SPOILER Al final de la segunda temporada, ese momento en el baile en que llora os juro que se me ha partido el alma. Lo he visto hace apenas un par de horas y... me ha dado una penita impresionante. Suerte que es fuerte FIN SPOILER. Es uno de los que más ideas aporta a la investigación a pesar de ser bastante asustadizo.


Max o Mad Max (Sadie Sink) ha sido una de las incorporaciones para esta segunda temporada que me han sorprendido por dos razones: no entiendo aún para qué servía SPOILER más que para el noviazgo innecesario con Lucas FIN SPOILER y sigo sin entenderlo. Justifican un poco al decir que es por la necesidad de ayuda ya que hay algunas bajas, pero no lo veo necesario. Es una chica con problemas familiares por el divorcio de su madre y posterior junta de su madre con un hombre cuyo hijo Billy (Dacre Montgomery), cuyo personaje sí que me ha gustado muchísimo por el trasfondo y por la actuación del actor, le hace la vida imposible volcando en ella sus frustraciones. Pero X. Dejémoslo ahí.
Lucas (Caleb McLaughlin), que está el último porque me parece el típico chico que está en el grupo un poco por relleno y porque necesitaban a un personaje de etnia negra para que no dijeran que es racista. Siento ser tan franca, pero es que es justo lo que me parece. Es verdad que es una personalidad diferente a la de los demás la que posee este personaje, pero tampoco aporta demasiado en realidad a la trama. Dustin al menos se implica algo más, aunque quede en la primera temporada ligeramente relegado en algunos planos a ser el nexo de unión entre Lucas y Mike por sus diferencias ante los retos que se les presentan. No hay demasiado más que aportar de su personaje, pero si vosotros tenéis algo, adelante, tenéis los comentarios para poder enseñar vuestro punto de vista al respecto.



La primera temporada me encantó porque vi cosas que no había visto en otras series. Todo el asunto del Demogorgon, el Upside Down (no sé la traducción en español, lo siento) y los poderes de Eleven fueron todo un descubrimiento para bien en mi mundo seriéfilo. Hubo cosas que no terminé de encajar, pero se han ido resolviendo poco a poco en esta segunda temporada que ha estado plagada de acción. Bien cierto es que no comienza lo fuerte hasta llegar casi al final, alrededor del capítulo seis, pero también es verdad que los primeros capítulos ayudan a cerrar círculos que quedaron abiertos en la primera. Han hecho que el final, a pesar de ser abierto porque tendremos cinco temporadas, esté mejor hilado que el de la primera temporada y que podamos pasar este año con menos ansiedad de lo que pasamos el anterior. Es un descanso, queráis que no.
Ahora, y para terminar con esta enorme entrada, me gustaría hablar sobre alguien, pero debo advertiros que todo lo que diré a partir de ahora es SPOILER DE LA SEGUNDA TEMPORADA, así que... quedáis avisados.
Bob (Sean Astin). Tenía que hablar de él porque muchos dirán que ha pasado sin pena ni gloria, pero no ha sido así. He de confesar que, en el momento en que vi que se dejaba la pistola en la sala de control, supe que se lo iban a cargar porque necesitaban tener a Joyce libre para mi querido y amado Hopper, pero han hecho algo que me ha gustado mucho: que su estancia en la serie valiese la pena. 
No solo ha ayudado a Joyce a que su mundo, después del accidente con Will, pareciese algo normal, sino que también ha ayudado al propio Will a superarse a sí mismo y tener más confianza (aunque de poco le sirvió lo de plantar cara...). Bob no solo se arriesgó para salvarlos, a sabiendas de que podía morir, sino se mantuvo al lado de ellos hasta el final. Se me partió el corazón al ver que miraba a Joyce, pensando que iba a salir vivo de allí, y un instante después los demadogs lo atacaron... Me pareció muy cruel que encima se ensañasen enseñándote la masacre, mal Duffer, muy mal. 
Bob, ese héroe silencioso y anónimo que siempre permanecerá en nuestros corazones como un tío grande, un chico que supo resolver sus problemas de la infancia y que murió con valentía y por lo que creía que era correcto.
Siempre te tendremos en nuestra mente, Bob...
FIN SPOILERS

De acuerdo, y después de este momentazo de melancolía, no me queda más que recomendaros encarecidamente la serie. Esta segunda temporada me ha parecido muchísimo mejor que la primera, algo que ya era complicado de superar, y creo que merece la pena darle una oportunidad tan solo por la cantidad de trabajo que ha tenido hacer el disfraz del Demogorgon para que un actor se metiese dentro. Os dejo con el trailer de la segunda temporada

Nota: Hablemos de la perfección que ha resultado colocar ahí Thriller de Michael Jackson, por favor...

¡Nos vemos en la siguiente entrada, lechucillas!

6 comentarios:

  1. ¡Hola!
    No he visto ni la primera temporada ):
    Espero pronto hacerlo para disfrutar de esta segunda temporada 💚

    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues te insto a que la veas porque es realmente genial.
      ¡Gracias por comentar!

      Eliminar
  2. Soy de ese 0,01% de la población que ni ha visto la serie ni tiene ganas de verla... Al principio me llamó la atención, pero se me quitaron todas las ganas con el paso del tiempo >.<

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo era exactamente igual que tú, porque cuando me saturan con algo termino aborreciéndolo. Pero un día estaba aburrida y dije "por qué no", y ahora sé que es de las mejores cosas que pude hacer en cuanto a series se refieren.
      Te la recomiendo de verdad. Por probar no pierdes nada :D
      ¡Gracias por comentar!

      Eliminar
  3. ¡Hola! Estta serie es perfecta para mí, me encanta y se la recomiendo a cualquiera. El mismo día en el que salió la segunda temporada me ví seis capítulos en un día jajajaj
    Gracias por la entrada, nos estamos leyendo^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Entonces te pasó como a mí: el mismo día me vi los siete primeros y no la terminé porque tenía que irme jajajaja
      ¡Muchas gracias por comentar!

      Eliminar

Sé libre de comentar lo que te apetezca. Solo hay una regla: respeto mutuo ;)

Adbox