Portadas: ¿lo están haciendo bien? || DEBATE

¡Buenos días, lechucillas lectoras!
Ha ocurrido algo que hará historia en el mundo: Inma Vieitez (si pincháis sobre su nombre iréis directamente a su blog) y yo hemos unido fuerzas para hablar de los temas literarios que más controversia crean en la literatura. 
¿Te apuntas al debate?

La dinámica que seguiremos en estas entradas es la siguiente: Inma y yo nos reunimos en Whatsapp (porque el viajar, teniendo en cuenta que estamos casi en cada punta de España, es un poco lío) para debatir sobre distintos temas literarios, luego transcribimos esas conversaciones y os las presentamos aquí.
La idea es que vosotros entréis en el debate poniendo comentarios sobre el tema: si estáis de acuerdo, si queréis aportar alguna idea más que se nos ha pasado... vuestro propio enfoque del tema a tratar. Además, es importante que, a final de vuestra intervención, nos digáis si os ha gustado este tipo de entradas y qué tema nos proponéis para el siguiente debate.
¿Listos? Cualquier duda, preguntad en los comentarios sin problema.Y, por favor, opinad y debatid siempre con respeto y sin insultar a nadie solo porque no opine como vosotros. Esto no es una lucha, es una puesta en común de temas que nos influyen a todos. 
Sin más, os dejo con la transcripción. ¡Feliz sábado!


Paquibel― Empecemos, si te parece, por lo general. ¿Cuánta importancia tiene que una portada sea bonita? Porque hace unos veinte o treinta años la gran mayoría eran portadas a un color con el título y el autor y no pasaba nada. Y eso sin entrar en el tema de que eso de «bonita» es muy abstracto peor cada uno tiene sus gustos.

Inma― Yo creo que una portada bonita es muy importante a la hora de vender el libro y todo lo relacionado con el marketing. Creo que ahora se le da más importancia porque la sociedad ha cambiado, estamos acostumbrados a tener muchos estímulos visuales y hoy en día hay una oferta mucho mayor, tanto en el mercado literario como en todos los demás. Si un libro no nos llama desde el primer momento, desde que vemos su portada, ni siquiera nos molestamos en leer su reseña: hay muchos más esperándonos por ahí.

Paquibel― Cierto, es bastante importante porque es en lo que primero te fijas, decir lo contrario sería mentir. Pero creo que nos hemos pasado en darle importancia a algo como eso. Iba a decir que a veces me daba la sensación de que se le da más importancia a que se tenga una portada bonita antes que al libro en sí, pero no es una sensación, es la realidad: se le da más importancia a que tenga una portada visualmente correcta (vaya, que sea chula) antes que al interior del libro. Eso es lo que yo veo un error y no me importaría volver a tener portadas de un color sólido y el título, conservando el poner la sinopsis por atrás, para que no dejaran de leerse algunos porque tengan una portada menos elaborada. Porque ambas sabemos que hay libros que luego no nos han gustado con portadas preciosas y viceversa, libros con portadas menos atractivas que nos han fascinado.

Inma― ¡¡Exacto!! Coincido contigo. Creo que este fenómeno tiene que ver con que leer se ha convertido en una actividad esencialmente consumista y en la que ya no se valora tanto el contenido ni la aportación intelectual que puede hacer el lector. Se tiende al coleccionismo, y en la estantería lo que se ve es la portada o el exterior del libro, no su contenido. Una consecuencia más de una sociedad acostumbrada a los estímulos constantes y la inmediatez y en la que parece que leer se ha puesto de moda (si es que ha esto se le puede llamar leer).

Paquibel― Justo lo que has dicho yo creo que es la clave: consumismo y coleccionismo. Estamos tan interesados en que nuestra estantería quede bonita, que pasamos del interior. Incluso he llegado a ver opiniones positivas de un libro exclusivamente porque su portada es bonita, o a contrario, muy muy negativas porque no ha gustado la portada, y no creo que sea justo para los autores. Y creo que las editoriales se aprovechan mucho de esto ante los auto publicados, que es el otro tema que nos compete precisamente.

Inma― Creo que en el caso de los auto publicados el problema que tienen muchos es que no cuentan con un diseño de portada profesional, y no es tan solo que no cuenten con un ilustrador o un dibujante, sino que no cuentan con una persona especializada en portadas, porque no es suficiente con tener una ilustración o un dibujo bonito: es necesario tener algo que llame, que atraiga a los lectores, que identifique el libro con el género al que pertenece y no es tan fácil. Incluso yo, auto publicando con mucha, mucha, ayuda, no pude contar con un profesional en portadas, si no tan solo con una ilustradora que hizo un trabajo estupendo, pero yo comprendo que puede no estar a la altura del trabajo que hacen las editoriales. Y esta es una desventaja más a la hora de auto publicar y de distribuir nuestro libro y así hacerlo llegar al público.

Paquibel― Sí, pero a eso precisamente me refiero: ¿por qué tenemos que sacrificar los auto publicados nuestro dinero en buscar «expertos en portadas» (que también me parece muy fuerte que sea necesario algo así, pero bueno) cuando lo importante es el interior? En mi caso, por ejemplo, la portada la ha hecho mi hermana, que en ese momento estaba en primero de bachillerato de artes y lleva dibujando desde que tiene uso de razón. A mí me encanta mi portada. Pues he tenido críticas de ella y hay gente, incluso, que le ha quitado puntos en las reseñas porque les parecía «fea» o «poco apropiada». No sé si la has visto, pero mi novela es una novela negra centrada en la mafia siciliana. La portada es una pistola y una naranja, todo con el fondo negro y las letras del título (que hoy en día es lo único que yo quiero cambiar por la fuente) son rojas. Como bien has dicho, la portada tiene que estar identificada con el género y con el contenido. La mía lo está y sigue sin gustar porque no es como las comunes que se ven de editoriales. A qué quiero referirme con esto: ¿si el diseño de tu portada no es como el tipo estándar de las editoriales quiere decir que es mala y, automáticamente, la gente pasa de leer tu libro por ello?

Me parece un poco fuerte que se haya llegado a eso.

Inma― La verdad es que sí. Muy fuerte y muy injusto. En mi caso, la mayoría de los libros que leo son antiguos o tiene un par de años y son de portadas normalitas, sencillas o directamente feas. Y no me importa. Lo mismo al comprar un libro. Por supuesto que me gusta que tenga una portada bonita, pero si el título me llama la atención lo ojeo, y si lo hace la sinopsis me lo llevo. Esto de fijarse solo en la portada me parece de lectores mediocres que leen por moda, sinceramente. No sé cuándo se nos olvidó eso de que la belleza está en el interior. No creo que podamos culpar a las editoriales de querer hacer diseños atractivos, si no a los lectores por la necedad de anteponer una portada bonita a un contenido de calidad. Que esa es otra, la de basura que se está publicando 🤦🏻‍🤦🏻🤦🏻‍.

Paquibel― Qué bien te ha quedado eso y cuánta razón tienes. Y con respecto a lo de las editoriales, pues sí, tienes razón, pero también te digo una cosa: si las editoriales cambiarán las portadas, por muchas quejas que hubiera, cambiaría el estilo. Porque esta moda la iniciaron ellos. ¿O no te acuerdas ya de la salida estelar de Crepúsculo y cómo las editoriales fueron sacando portadas negras con elementos en blanco y rojo para todo lo relacionado con vampiros? Porque Anne Rice y eso de Crónicas vampíricas se acuerdan bastante bien ja ja ja. Yo creo que, si esas empresas lo cambiarán, cambiaría de nuevo. En sus manos está.

Además, no te engañes, los que controlan el cotarro aquí no son los lectores, eso es lo que quieren que pensemos, pero todo lo llevan ellos. En concreto las dos grandes empresas que no vamos a nombrar, pero sabemos todos. Y no digo que sea malo, ni mucho menos, pero este tipo de cosas como las portadas son ellos los que pueden cambiarlas. Mira como ahora ha dado por las portadas tipo acuarelas. Y ¿por qué? Porque salieron un par de libros buenos con ellas y mira.

Inma― Bueno, tampoco podemos pedir a las editoriales que cambien sus diseños si saben que lo que más gusta es lo que están sacando ahora. Son empresas y veo lógico que quieran agradar al cliente y no se preocupen por los auto editados, que al fin y al cabo son competencia y ellos no son una ONG. Creo que Los únicos que pueden revertir esta tendencia y darles menos importancia a las portadas son los lectores.

Paquibel― No, si yo no lo decía por los auto publicados 😂😂. Lo decía por el tema de que se fijen más en la portada que en el interior, incluso ellos para publicar. Obviamente no van a hacernos la cama a nosotros, eso es lógico. Pero yo sigo pensando que tienen más poder para el cambio ellos que los lectores. Porque tú y yo sabemos que los lectores no van a dejar de comprar libros para que eso cambie. Esto es el cuento de nunca acabar. Y supongo que hasta dentro de unos años no veremos otro cambio tan radical.

Inma― Ah, vale 😂😂. Pero las editoriales tampoco van a dejar de hacer portadas que gusten, quieren vender y me parece lícito. Yo creo que sí que se fijan en el contenido, pero en si es comercial o no 😂😂🤦🏻‍.

Paquibel― Ja ja ja, tal cual, totalmente de acuerdo.



Y hasta aquí nuestras impresiones. ¿Qué opinas tú?

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Sé libre de comentar lo que te apetezca. Solo hay una regla: respeto mutuo ;)

Adbox